Theme Layout

Boxed or Wide or Framed

Theme Translation

Display Featured Slider

Featured Slider Styles

Display Grid Slider

Grid Slider Styles

Display Trending Posts

No

Display Author Bio

Yes

Display Instagram Footer

Dark or Light Style

Seguidores

domingo, 18 de diciembre de 2016

Post-parto



¡Buenos días bellezas!
¿Cómo estáis? ¡Espero que fenomenal!
Hace unas semanas os conté como fue todo sobre mi parto natural y hoy voy a contaros como llevé el post-parto, y eso empieza justo en el momento que di a luz y ya tenía a mi bebé en brazos.
El parto, como ya os conté, fue muy bien y eso influyó muchísimo en que el post-parto fuese muy bueno también y la recuperación haya sido muy rápida.

Sobre el tema episiotomía, tuve la suerte de no necesitarla, aunque Sergio salió con la cara hacía arriba y la matrona me dijo que si no se giraba habría que cortar un poquito, pero al final no hizo falta y al salir, al estar con la cabeza boca arriba hubo un desgarro de apenas 1 punto, por lo que la matrona me comentó que menos mal que no me había hecho la episiotomía porque el corte habría sido bastante más grande.
Por todo esto, yo me encontraba físicamente genial nada más acabar de dar a luz, cansada del esfuerzo pero nada más, si es que con la emoción del momento ni de eso te das cuenta.
Como la epidural al principio sólo me hizo efecto en un lado y me pusieron un "chute extra", las piernas tardé bastante tiempo en sentirlas, y poder moverlas, sobre todo una (la que le hizo efecto la anestesia desde el principio) pero más o menos a las 4h de dar a luz me levanté al baño sin problema, eso sí, con miedo, jeje.
Lo de ir al baño, los primeros días es una sensación... no te ves pero sabes que eso está delicado e hinchado y te secas con un cuidado enorme. A veces notaba que me tiraba un poco, pero con los calmantes de los dos primeros días, mientras estaba en el hospital fue suficiente, una vez me dieron el alta no necesité más calmantes, ni paracetamol ni nada.
Hablemos del momento en el que llegamos a casa mi marido, Sergio y yo, ¡que cosa más rara! Ya había un nuevo miembro en la familia, en la casa viviendo con nosotros y aquello parecía un mundo, sobre todo los primeros días nos notábamos bastante perdidos, sin saber donde estaban las cosas, las necesidades que el bebé iba teniendo, etc.
Todo es nuevo y todo hace mucha ilusión, la primera vez que le bañas en casa, el primer paseo en el carrito, la primera vez que va en el coche, la primera vez que come fuera... ¡y así mil cosas! Y no os vayáis a pensar que todo es coser y cantar, para nada, ¡todo es un mundo! Y no sabes muy bien por donde empezar y para todo tardas un siglo, es alucinante, pero como todo en la vida, la práctica hace mucho en la destreza para hacer las cosas y los padres primerizos, es lo que tiene, que son cosas que no has hecho nunca.
Y el tiempo, ¡el tiempo es oro! porque no da tiempo a hacer nada, pero nada de nada, cuando te quieres dar cuenta ya ha pasado el tiempo entre toma y toma y volver a empezar (sobre la lactancia os hablaré en otro post), total, que aprovechas cada minuto para hacer las cosas básicas (ducha, comida, etc.)
Gracias a la familia por esos tuppers de comidas y cenas, ¡no sé que habríamos hecho sin ellos! Ya os digo que los primeros días y las primeras semanas no sabes como pero no hay tiempo de nada, sobrevives nada más, ya que el bebé requiere de todo tu tiempo, al menos en nuestro caso que Sergio nunca ha sido un dormilón, y es puro nervio, así que eso que cuentan de los bebés que son comer y dormir, para mi es una leyenda urbana, no lo he vivido jamás. Yo siempre he dormido muy bien y he necesitado mis 8-9h para estar descansada, risa me da ahora de leer esto, porque te das cuentas de que puedes vivir perfectamente durmiendo sólo 4-5, eso sí, he dormido menos que en toda mi vida y había días que estaba tan cansada, vamos una sensación de cansancio que no había vivido en la vida, ni el día con más curro ni nada por el estilo.
Los puntos, a la semana decían que se caían solos y la verdad que según iban pasando los días, se notaba la zona menos hinchada, volviendo poco a poco a la normalidad y los puntos se fueron sin yo enterarme. 
Por cierto, buen tema el de la cuarentena, día tras día con la "regla", se hacen eternos, sobre todo las primeras semanas cuando manchas mucho y tienes que ponerte las compresas "maternity" que eso no es una compresa, eso es un pañal, vamos, ¡que horror! Da gusto cuando luego te puedes poner una compresa normal, que dices esto de fina y segura es verdad, que finita (en comparación, claro).
Sobre el peso, cogí 10kg durante el embarazo, ni pocos ni muchos y tuve la suerte de que al volver del hospital, sólo me quedaban 3kg extra, y a la semana de dar a luz, ya me empecé a poner mi ropa de antes de estar embarazada, mira que siempre había pensado que me pondría muy gorda durante el embarazo y que luego me costaría la vida quitarme los kilos de más pero para nada fue así, pero no hice nada para quitármelos, fue todo suerte, genética o como lo queráis llamar y me alegro infinitamente de que así fuera. Era "raro" no sentir los tobillos hinchados, ni las manos y ver que mi tripa ya no estaba, la verdad es que se echa un poco de menos la tripa, por la sensación que conlleva tenerla, los movimientos del bebé dentro de ti, es algo tan bonito que sólo puedes sentir tú, que aunque luego tienes al bebé en brazos y eso, obviamente es infinitamente mejor, parece que falta algo dentro de ti, ¡y a mi la barriguita me encantaba!

Sergio con dos días de vida

Os seguiré contando cosas del post-parto, lactancia, etc. en sucesivos posts pero no me olvido una vez más de dar las gracias a todos por leerme.

Un besazo,

QuickEdit
Beauty Blog by Susana
4 Comments
Share This Post :

You Might Also Like

4 comentarios:

  1. Qué bonito es tu niño y cuánto se parece a ti.
    Me ha traído muchos recuerdos tus post. Desde luego, has sido una campeona y con respecto a la recuperación física, me quedé anonadada cuando publicaste el primer outfit postparto porque se te veía genial.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Que bonitos momentos estás viviendo.Me encanta leer estos posts. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Que bonito que nos cuentes todo esto, debe ser algo mágico ser mami y llevar por primera vez a tu bebe a casa, en cuanto a los kilos es una maravilla lo rápido que recuperaste el tipo, eso es que tienes muy buena genética.

    Un besito fuerte familia

    ResponderEliminar
  4. Me encanta este tipo de entradas, guapa! Y deseando leer las siguientes :D , que me sirven de ayuda para cuando yo me anime, jijiji :) Un besazo muy fuerte a tu pequeñajo, que mas guapo no puede ser :D

    ResponderEliminar

[name=Susana Tomé] [img=http://2.bp.blogspot.com/-mK6Wvd_ONsA/VdDL37J_68I/AAAAAAAAoV8/XJGQY0Kz1TU/s320/Piolina-about-400x400.jpg] [description=Autora de Piolineando y Beauty Blog by Susana] (facebook=https://www.facebook.com/Piolineando) (twitter=https://twitter.com/piolineando) (instagram=https://www.instagram.com/piolineando) (pinterest=https://www.pinterest.com/bySusana/)