Theme Layout

Boxed or Wide or Framed

Theme Translation

Display Featured Slider

Featured Slider Styles

Display Grid Slider

Grid Slider Styles

Display Trending Posts

No

Display Author Bio

Yes

Display Instagram Footer

Dark or Light Style

Seguidores

jueves, 22 de octubre de 2015

El viajero: cuevas del Águila


¡Saludos, viajeros!
Hoy visitamos un lugar muy especial para mí, ya que se encuentra en España y es un sitio que no había tenido aún la oportunidad de conocer. Se trata de las impresionantes Cuevas del Águila, situadas en la provincia de Ávila en la conocida Sierra de Gredos, muy cerca del famoso pueblo de Arenas de San Pedro. Las maravillas que se encuentran en el interior de estas cuevas me sorprendieron mucho más de lo que imaginaba. ¿Os venís conmigo a visitarlas?


Probablemente la formación más conocida de la cueva, una de las denominadas "cortinas".

Ubicación

Las cuevas del Águila están situadas en la provincia de Ávila, en plena Sierra de Gredos, dentro del conocido como Valle del Tiétar.  Pertenecen al pequeño pueblo de Ramacastañas (curioso nombre, ¿verdad?), aunque en realidad están situadas en un cerro (denominado Cerro de Romperropas). Realmente, las cuevas no se encuentran dentro de ninguna población, sino más bien en medio de un campo, en lo que antiguamente fue una finca empleada como secadero de tabaco.

Arenas de San Pedro, a menos de 10km de las cuevas.

El camino para llegar hasta aquí desde Ávila es un auténtico placer, ascendiendo algunos puertos de la Sierra, de más de mil metros de altura, con pronunciados valles. Si os gusta conducir por este tipo de sitios, lo disfrutaréis sin duda, ya que sus carreteras están en un muy buen estado. Si vamos con algo de tiempo, os recomiendo parar en alguno de los miradores que encontraremos, como por ejemplo el del Puerto del Pico, a más de 1300m de altitud, desde donde las vistas son increíbles. También podréis ver la antigua calzada romana que este impresionante pueblo construyó, toda una obra de ingeniería que sigue presente hoy en día.

Vistas desde el mirador desde el puerto del Pico. Se aprecian tanto la carretera como la Calzada Romana.

Descubrimiento de la cueva

A pesar de lo impresionante de estas cuevas, su descubrimiento es bastante reciente, concretamente de la Nochebuena del año 1963. En este día tan señalado, un grupo de hermanos de la familia que regentaba este secadero de tabaco observó que salía algo de vaho de un agujero del suelo.



La curiosidad de la juventud les llevó a hacerse con unas cuerdas y unos candiles de la época y se introdujeron por el citado agujero, hallando las cuevas, unas impresionantes formaciones de 10.000 metros cuadrados. Para ello tuvieron que entrar por la estrecha entrada, de unos 60cm de ancho, hasta bajar varios metros, donde se encontraron en una de las impresionantes salas de la cueva. Una vez dentro, las linternas se apagaron y estuvieron varias horas a oscuras tratando de salir, hasta que así lo lograron, desconociendo aún la magnitud de su hallazgo.

Entrada actual a la cueva. ¡Sus descubridores no tuvieron la suerte de contar con este acceso!

Un año después (en 1964), tras su acondicionamiento, se abrieron para la visita del público, estado en el que permanece hasta el día de hoy. Aquí os dejo un curioso enlace con un reportaje del NO-DO sobre el hallazgo. Curiosamente, las evidencias encontradas en la cueva no señalan la presencia de otros seres humanos que la habitaran en el pasado.

Las formaciones

La entrada a la cueva es realmente impactante, ya que la cantidad de formaciones de estalactitas y estalacmitas es enorme. Tanto es así y tan antiguas son algunas de ellas que se parecen auténticas columnas labradas con esa forma a propósito.

Al acceder a la cueva, contemplaremos formaciones como ésta.

Como nota para valorar la magnitud de una formación natural de estas características, mencionar que se calcula que una estalactita crece un centímetro cada 100 años, con lo que es fácil calcular la antigüedad de algunas de las columnas que se pueden observar en los más de 10 metros de altura que tiene la cueva en las "salas" principales. Cuanto más blancas son las estalactitas, más nuevas son.

Algunas de las estalactitas más blancas y pequeñas.

Usando un poco nuestra imaginación, podremos descubrir algunas formas realmente curiosas, como una virgen, una tortuga, un toro, un águila etc. o las famosas y grandes formaciones denominadas cortinas por su enorme parecido con este tipo de objetos (como podéis ver en la imagen que abre este post).

¿Véis el águila de esta imagen...

... y la cabeza de toro aquí?

La visita

Durante todo el año podremos visitar estas cuevas. En los alrededores de la entrada a las mismas, encontraremos tanto las taquillas y una tienda de recuerdos como un restaurante donde podremos comer algo. La entrada cuesta actualmente 7,50€.

Taquilla y tienda de recuerdos.

Las visitas se realizan cada cierto tiempo, con lo que al adquirir tu entrada se te indica la hora a la que podrás realizar la visita. En la zona de espera hay sillas y una televisión para hacer más llevadera esta demora.

Cartel en los alrededores del parking que dan acceso a las cuevas.

Una vez en el interior, aunque en principio la visita no es guiada, si que tendremos al menos una persona con nosotros a la que podremos preguntar sobre lo que estamos viendo. En nuestro caso, al tratarse de un día de diario si que tuvimos la oportunidad de hacer una visita completamente guiada y más larga de lo habitual (generalmente llevará unos 20 minutos recorrer el interior de la cueva, en cuyo trayecto cubriremos aproximadamente un kilómetro.


Los alrededores

Como ya mencioné anteriormente, las cuevas están ubicadas en la bonita Sierra de Gredos, concretamente en la zona sur. A menos de 10 km de distancia podremos visitar Arenas de San Pedro, así como otros pueblos de la región.

¿Por qué me gusta tanto venir a mí a Ávila?

Y como ya sabéis que una de mis pasiones es la comida, si que os recomiendo que vengáis con hambre cuando estéis por Ávila, ya que sus platos de comida y su vino son toda una tentación: ¡platos clásicos como el chuletón de Ávila, las patatas revolconas o las judías de Barco son placeres que no podéis dejar escapar!

Y esto es todo por hoy, espero que hayáis disfrutado de este viaje tanto como lo hice yo, si bien os daré un último consejo: por mucho que veáis en las fotos, la belleza de este tipo de sitios sólo se puede apreciar de verdad "in situ". Por tanto, para todos aquellos que viváis en España o estéis de paso y os podáis acercar estoy seguro de que no os decepcionará.

Un saludo

El viajero




QuickEdit
Beauty Blog by Susana
4 Comments
Share This Post :

You Might Also Like

4 comentarios:

  1. ´Doy fé que los chuletones y las patatas estan de muerrrrte !!

    ResponderEliminar
  2. Me encantaría visitar unas cuevas! Y eso que cerca de mi ciudad tengo unas!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. La naturaleza impresiona desde luego! Saludos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué lugar más bonito! Gracias por tu recomendación.

    Besos

    ResponderEliminar

[name=Susana Tomé] [img=http://2.bp.blogspot.com/-mK6Wvd_ONsA/VdDL37J_68I/AAAAAAAAoV8/XJGQY0Kz1TU/s320/Piolina-about-400x400.jpg] [description=Autora de Piolineando y Beauty Blog by Susana] (facebook=https://www.facebook.com/Piolineando) (twitter=https://twitter.com/piolineando) (instagram=https://www.instagram.com/piolineando) (pinterest=https://www.pinterest.com/bySusana/)